Como Ser Feliz Con El Método de la Rendición

Compartir
  • 199
    Shares

¿Tu sabes como ser feliz cada dia? ¿Cuál es el secreto para alcanzar la verdadera felicidad y dicha en la vida?

No es una respuesta muy fácil, mucho se ha hablado al respecto desde el inicio de los tiempos.

Pero quizá y conozcas personas que siempre son felices, les va bien en la vida y parecen no esforzarse mucho. Mientras que hay otras que por más que luchan y se esmeran, les va inclusive peor y la vida les presenta cada dificultad, que uno piensa que tienen muy mala suerte.

¿Por qué algunos son felices y otros no? ¿Conocerán algún secreto o harán algo diferente que el resto desconocemos?

La respuesta es: Si, tienen un secreto.

Es posible que muchos ni sepan con precisión cual es el secreto, pero al final la vida parece siempre sonreírles.

Y en Manifestación Mística te tenemos la respuesta.

Por ello el día de hoy quiero mostrarte cuál es este secreto: El Método de la Rendición.

¿Qué Hace Realmente Felices A Las Personas?

Algunos dirán que tener una familia de sobrenombre, tener dinero, un buen empleo, quizá la salud, entre otros.

Sin embargo, hay personas que lo tienen todo y no son felices.

Te podemos decir con total certeza que hay un elemento secreto que te permite alcanzar esa felicidad, paz y dicha que todo mundo busca: la rendición.

Si, tal como lo leíste.

La rendición es el secreto y contrario a lo que se nos ha enseñado desde que nacemos, la rendición no es un aspecto negativo, ni de derrota ni de fracaso.

Incorporar la rendición en tu vida significa que has aprendido y que eres lo suficientemente sabio para moverte hacia donde la vida te lleve y siempre adaptarte a las condiciones que se te presenten.

Suena muy bonito, muy simple y puede funcionar…

… pero ¿Existirá alguna forma en la que se pueda incorporar la verdadera rendición en nuestras vidas y verlo con nuestros propios ojos?

Como Ser Feliz Con La Rendición: Una Pequeña Historia.

Hay una parábola muy antigua, muy probablemente del inicio de la humanidad ya que Dios solía vivir en la Tierra en aquellos días.

Un día un campesino anciano se dirigió a Dios y le dijo “Podrás ser todopoderoso y haber hecho a la Tierra, sin embargo, no sabes de agricultura. Hay algunas cosas que me gustaría aprendieras al respecto”.

Dios contesto “¿Cuál es tu consejo?”

El campesino dijo “Dame 1 año en donde yo pueda tener el control de todo y verás que nunca más habrá pobreza”.

Así que Dios le dio el año solicitado al campesino el cual pidió los mejores climas, nada de tormentas, ni fuertes vientos o algún tipo de peligro para sus cultivos.

Todo era perfecto, sus cosechas habían crecido enormemente, cuando quería del Sol éste salía.

Cuando ocupaba lluvia, comenzaba a llover y en resumen fue un año matemáticamente perfecto.

Llega el momento de ver los resultados y el campesino se dirige con Dios.

Cuando abre los cultivos se da cuenta que las espigas estaban completamente vacías y el campesino le pregunta a Dios “¿Qué ha ocurrido?”

Dios le dijo “Como no hubo ninguna dificultad, ni reto y menos desafíos ya que evitaste todo lo negativo, el trigo quedo simplemente impotente.

La lucha se necesita, se requieren de truenos, grandes tormentas y todo aquello que no quisiste. Todo eso hace que el trigo crezca”.

Aceptemos los malos momentos, ya que nos hacen crecer.

Esta historia es muy valiosa y el campesino entendió que, aunque él pueda calcular los mejores tiempos, al final no hubo resultado.

Se dio cuenta que uno debe aceptar lo que la vida misma vaya trayendo.

Decirle SI a las dificultades, a los problemas y a todas aquellas situaciones que tanto nos duelen y que pensamos son contrarias a aquello que tanto anhelamos y queremos.

En vez de pelear, simplemente aceptar y rendirte, ya que lo que ahora es una desgracia mañana ya no lo será y comprenderás el porqué de las cosas.

Rendirte, no es más que aceptar que hay cosas que están más allá de la capacidad de comprensión de uno y que, aunque en el momento no se comprenda, conforme la vida se va desarrollando entenderás que todo en la vida son bendiciones.

Y que, para alcanzar la verdadera felicidad, la verdadera paz uno simplemente debe relajarse, rendirse y aceptar la naturaleza de las cosas.

Como Ser Feliz Con La Rendición: 5 Pasos Sencillos

El Método de la Rendición es muy simple.

Aquí te dejo 5 pasos que te ayudarán a irla desarrollando:

Paso #1: Aceptar la vida tal cual se presente.
Paso #2: Sigue superándote sin entrar en conflicto.
Paso #3: Deja de luchar.
Paso #4: Observa y fluye.
Paso #5: Sé Humilde.

Déjame y te muestro cada paso en mayor detalle…


Paso #1: Aceptar la vida tal cual se presente.

No tenemos que luchar para alcanzar las cosas.

Cuando las cosas que tanto queremos no se dan, simplemente no corresponde y en vez de darnos contra la pared, es mucho más sabio detenernos y ver el panorama en vez de seguirnos lastimando.

Lo mejor es simplemente aceptar la vida, no es resignarnos porque eso no funciona.

Es aceptar, intentar entender que, aunque ahora no sepamos el porqué de seguro más delante lo sabremos, esto es rendición.

La rendición a la cual nos referimos es cuando simplemente decimos de todo corazón “Dios que se haga tu voluntad, no entiendo los motivos, pero los acepto”.

Llegar a ese punto y aceptarlo de todo corazón, sea cual sea la situación: desde enfermedades, problemas amorosos, laborales, etc…

Si uno adopta esa actitud las cosas empiezan a cambiar de inmediato.

¡Algo muy fácil de decir, que de hacer!

Sin embargo, no es imposible de alcanzar, todos podemos llegar a un estado óptimo de rendición, ya que tampoco se trata en que no vas a hacer absolutamente nada por la vida y simplemente dejarte derrotado.


Paso #2: Sigue superándote sin entrar en conflicto.

Rendición no significa que no harás nada en tu vida y entrarás en depresión.

Al contrario, uno sigue dando lo mejor de sí con la mejor actitud posible para irse mejorando y superando día a día, pero sin entrar en conflicto, sin pelear.

La clave aquí es un punto medio: uno debe siempre hacer todo lo mejor por alcanzar todo aquello que uno quiere, sin embargo, debemos de recordar que quién tiene la última palabra es el Universo (Dios, la Energía, Cristo, o como lo gustes llamar).

Siempre debemos dar lo mejor y fluyamos con lo que la vida nos traiga dia a dia.

El momento en que entras en conflicto, la lucha ha comenzado y se pierde de vista que debemos mejor intentar aprender el idioma de la vida en vez de querer ser todo poderosos y cambiar las cosas a nuestra voluntad.

Es inteligente bajarle algunas rayitas a toda ese orgullos que muchos solemos tener y darnos cuenta que nuestra comprensión es muy pequeña y solo podemos mirar de forma horizontal.

No tenemos idea de muchas cosas y muchas no las comprendemos.

Hasta el momento, no contamos con una comprensión más completa y holística.

Conocemos las situaciones, los hechos, los acontecimientos.

Pero casi a ninguno de nosotros se nos ha enseñado a ser nuestros propios guías y mucho menos comprender la naturaleza de las cosas.

Afortunadamente, la rendición es algo que uno va comprendiendo conforme va viviendo día a día y poniendo atención a las circunstancias de la vida.


Paso #3: Deja de luchar.

¿Las personas que luchan y se esfuerzan son felices, dichosas y en paz?

No, justo lo contrario, siempre sufren y tarde o temprano la vida los aplasta.

Pero no porque la vida sea cruel, sino porque estas nadando contra el flujo natural de la vida.

Asi nos vemos cuando luchamos contra la vida misma

Si nadas contra la marea muy probablemente avanzarás unos metros, pero después de un tiempo te cansarás y la marea te llevara en contra ¿Cierto?

A todos nos sucede esto.

Esto es debido a que la marea tiene energía infinita y lo mismo pasa con la vida.

La vida lleva su trayecto, lleva su rumbo y uno intenta luchar contra ella no aceptando nuestra condición de vida y comenzamos la lucha y para cuando acordamos hemos sido derrotados.

Y en nuestra defensa decimos que la vida “es injusta, es cruel” o que quizá simplemente fue “el destino”.

Sin embargo, pasan los años y nunca entendemos que es lo que realmente está sucediendo.


Paso #4: Observa y fluye

Comenzar a considerar a la Rendición, no es más que decirle a la vida “Dime hacia donde nos dirigimos y yo ahí estaré”.

Es cierto que en el momento presente es muy probable no entendamos los motivos ni las circunstancias, pero no por ello debemos preocuparnos.

La vida nos llevará hacia donde debamos estar.

Fluye hacia donde la vida te lleve

No tenemos que estar siempre haciendo un esfuerzo nosotros para asegurarnos que las cosas van a concretarse. ¿O acaso el Sol no sale si nosotros no madrugamos antes que él?

Y en el momento en el que te relajas, observas y vas confiando…

… de forma gradual se te va dar lo que te corresponda, es ahí cuando te comienzas a dar cuenta que el único motivo de las desgracias eres simplemente tú mismo.

Siempre culpamos al exterior: situaciones, personas… pero nunca vemos que todo está siempre dentro nuestro.

Claro, estas en todo tu derecho de decir que esto es una idea absurda y torpe y es aceptable.

De hecho, puedes seguir luchando y peleando.

Pero, la vida misma va seguir con su flujo y por más que luches va llegar un punto en que si nadas contra la marea, ella te llevará de encuentro.

Date la oportunidad de observar y fluir.


Paso #5: Se Humilde

Humildad, es una clave importante para poder integrar e incorporar la Rendición.

Y es de sabios bajarse del pedestal invisible que muchos nos hemos inventado.

Debemos recordar donde nos encontramos. No somos la civilización más avanzada en este Universo, tenemos todavía mucho por mejorarnos a nivel interno.

Por ello ¿Para qué sentirnos Dioses cuando ni siquiera podemos salir del Sistema en el que vivimos?

Aceptemos nuestras condiciones actuales, seamos humildes y sencillos aceptando nuestra verdadera condición …

… y a partir de ahí comenzar a hacer los cambios necesarios, mejorarnos como personas y siempre preguntar ¿Hacia dónde vamos ahora vida? ¿Qué tengo que aprender de ‘X’ o ‘Y’ situación?

Y verás que, tomando una actitud de este tipo, las cosas cambian naturalmente.

Ojalá hayas disfrutado de la introducción a este tema porque, aunque aquí ya hay mucha sabiduría, la realidad es que esto es solo el comienzo, una humilde introducción a algo de un gran potencial.


Compartir
  • 199
    Shares
  • lyn

    en lo personal opino que debemos aprender a rendirnos y la vida irá trayendo lo que nos corresponda, sin tanta lucha y esfuerzo inútil que termina por agotarnos, sin lograr el objetivo principal: aprender a vivir. Excelente introducción.